lunes, 13 de julio de 2009

ENTRENAMIENTO DE VOLUMEN

Hoy he salido temprano, sobre las 6:20 de la mañana ya estaba en la carretera, con mucho mono de correr, ya que este fin de semana ha sido gastronómico y de piscina, esto lo han notado mis piernas y mi cuerpo, ya que cuando me he subido a la bascula el peso decía que he cogido un par de kilos. De vez en cuando al cuerpo hay que darle un respiro y alguna alegría.
Así que con mucha frescura de piernas y con la fresca de la mañana he dado una vuelta al circuito de las diez maratones en un tiempo de 3h 50m, después ya con mucho calor he subido hasta el pueblo de Olleta, me he refrescado bien en la fuente y media vuelta.
Al final 73,69 Km en 6h 43m.
Ha sido el primer fin de semana del año en que no he corrido, pero como decía antes mi cuerpo lo ha agradecido, ya que daba gusto la soltura que tenia en las piernas, de vez en cuando hay que darle una tregua al cuerpo.
Los dos kilos de mas no es problema, ya que durante esta semana los iré dejando por la carretera.



Refrescandome en la fuente de Olleta.
Al llegar a casa el termómetro marcaba 35 ºC a la sombra.

Buscando fuentes para meter la cabeza.

Mi hija Ainhoa con sus amigos Jaime y Emma de Asturias que nos han visitado este fin de semana, los tres con la camiseta solidaria.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sí señor. Piscina, solete, amigos, familia y buenos alimentos. No creo que los dos kilos hayan sobrevivido al día de hoy, entre el kilometraje y el calor que tenéis por allá (aquí en Santiago no subimos desde ayer de veinte grados, ideal para el deporte). Se me estaba ocurriendo que, como pasas por tantos y tan diversos sitios en tus entrenamientos, algunas veces los paisanos te habrán dicho que dónde vas con ese frío, o dónde vas con ese calor, o simplemente dónde vas, porque ya es delito estar corriendo por en medio de ninguna parte a cualquier hora del día y con cualquier clima del año. Ahora ya te irán conociendo, pero has tenido que tener tus buenas anécdotas y seguro que las sigues teniendo.
Estos días, andando por las tierras del Fin del Mundo, a veces me daba la risa floja. "¿De qué te ríes, Quique?", me preguntaban. Y yo respondía: "Joder, de Riki y de esta panda. Mira que ponerlo a correr en Pamplona con la camiseta de Ilarduya". Y me iba partiendo el eje, de verdad. Por cierto, yo ya tengo dos lemas. El uno es de mi amigo Pepe, de Burgos: "Hay que entrenar más". El otro tiene que ver contigo: "Más hace Riki". Y oye, tan ancho. No veas lo bien que van para los momentos chungos. Se crece uno por momentos.
Arriba, CAMPEÓN
Quique (de Santiago)